¿Qué es el Síndrome de Burnout o Síndrome del quemado?

Imagen relacionadaEn 1974 el psiquiatra Herbert J. Freundenberger, quien trabajaba en una clínica para toxicómanos en Nueva York observó que la mayoría de los voluntarios después de un año de trabajar sufrían de una pérdida progresiva de energía, hasta llegar al agotamiento, síntomas de ansiedad y depresión, así como desmotivación en su trabajo y agresividad con los pacientes. A raíz de estos hallazgos explicó: el Síndrome de Burnout, es fallar, desgastarse o sentirse exhausto, debido a las demandas excesivas de energía, fuerza o recursos.
Es lo que pasa cuando un miembro de una organización por las razones que sean y luego de muchos intentos se vuelve inoperante.  En ese momento fue  cuando se introdujo el término burnout por primera vez en la literatura médica.Resultado de imagen de burnout
En la década de los ’80s la psicóloga Cristina Maslach de la Universidad de Berkeley, California en Estados Unidos de Norteamérica, retomó el término utilizado por Freundenberger, para definir el síndrome de agotamiento profesional o burnout.

El Síndrome Burnout

Se define como “una respuesta a un estrés emocional crónico cuyos rasgos principales son el agotamiento físico y psicológico, una actitud fría y despersonalizada en la relación con los demás y un sentimiento de inadecuación en las tareas que se ha de realizar” (Maslach & Jackson, 1981).

Resultado de imagen de burnoutA pesar de las diferencias entre algunos de los autores, se han identificado los elementos comunes y esenciales del concepto:
  • Es aplicable sólo a trabajadores de servicios de ayuda, es decir, a aquellos que se utilizan a sí mismos como herramienta en el trabajo con otros (Farber, 1991).
  • Es un elemento común, la sensación subjetiva de ausencia de apoyo y feedback en sus esfuerzos por ayudar a otros (Farber, 1991).
  • Se asocia con la sobreimplicación por parte del profesional, lo que aumenta las posibilidades del sentido de fracaso, deterioro de la salud mental y deseo de abandono del trabajo, entre otras (Koeske & Kelly, 1995)

Por la elevada frecuencia con la que se presenta  el Síndrome de Burnout, que  también se conoce como Síndrome de desgaste profesional y síndrome de fatiga en el trabajo, Sindrome del quemado, entre otros;  en el año 2000 la Organización Mundial de la Salud,  lo calificó de riesgo laboral.

Si te gustó compartelo y ¡gracias!

El desarrollo personal y profesional de la inteligencia emocional es uno y el mismo.

Resumen del artículo de D. Golemann*, traducción libre.

El cerebro no distingue entre nuestras vidas personales y profesionales.

En general, nuestinteligencia-emocionalras debilidades tienden a seguir siendo las mismas en el hogar y en el trabajo, surgiendo de manera similar a pesar de los diferentes contextos. Por lo tanto, cuando desarrollamos competencias de inteligencia emocional, los beneficios impregnan TODOS los aspectos de nuestras vidas. La autoconciencia emocional es un primer paso crítico para mejorar la IE[1] e iniciar un cambio conductual positivo.
Esta toma de conciencia es un catalizador para comenzar a equilibrar las emociones con más regularidad, para prevenir estallidos y, finalmente, para ser más eficaces y compasivos en su comunicación.
Debemos pensar en la inteligencia emocional de una manera holística. El coaching ejecutivo convencional no siempre es tan transformador como podríamos esperar. El asesoramiento que se dirige a toda la persona, incluidos nuestros objetivos personales y profesionales, los problemas en el hogar y en el trabajo, y nuestros valores y pasiones, es mucho más probable que arroje ideas productivas y cambios duraderos.
Si bien algunas competencias (como la orientación hacia el logro o la conciencia organizacional) pueden ser más exclusivas para el ámbito profesional. Los siguientes cuatro aspectos de la IE son omnipresentes en nuestras vidas en el hogar, en el trabajo y en cualquier otro lugar:

  • Conciencia de sí mismo
  • AutogestiónObservador Interno
  • Conciencia social
  • Gestión de relaciones

Al comprender la inteligencia emocional en términos de nuestras experiencias como personas (cónyuges, padres, amigos), y no solo profesionales, podemos reconocer más fácilmente los patrones en nuestro comportamiento y tomar medidas de mejora que impregnen todas nuestras relaciones.
https://www.linkedin.com/pulse/your-brain-home-work-daniel-goleman/
[1] IE: Inteligencia Emocional

Si te gustó compartelo y ¡gracias!

Cuando el amor no basta

Los  seres humanos somos eminentemente sociales y tenemos una gran necesidad de relacionarnos, y una de las formas en las que lo hacemos es a través de la elección de una pareja.  Esta elección que hacemos de manera voluntaria y generalmente guiados por un sentimiento y  atracción mutuo,  nos conduce a la consolidación de una relación formal, estable y permanente en el tiempo, la cual al cabo de un tiempo puede transformarse en una relación compleja difícil de sobrellevar, por mas sentimientos y buenas intenciones que existan y es en ese momento cuando acudir a terapia de pareja puede ayudarnos a encontrar nuevas formas interacción y así  llevar la relación hacia un destino  que sea satisfactorio para ambos miembros.

La pareja como sistema se haya en un continuo desarrollo y  genera nuevas necesidades y nuevos retos a los que será necesario encontrar diferentes formas de acomodación y adaptación.

En las relaciones de pareja buscamos y necesitamos aprender a satisfacer las necesidades de cada individuo que la conforma, las necesidades de la pareja como entidad y las necesidades de aquellos que entran a formar parte de la nueva familia.

Por eso la terapia de pareja es un proceso creativo, estético y único; no se trata únicamente de aplicar una técnica, nuestro trabajo consiste en comprender la perspectiva de cada uno los miembros de la pareja, ya que ambos son piezas claves y necesarias para provocar un cambio. Asumimos de entrada que ambos comparten la responsabilidad del problema y de las soluciones.

Los objetivos de la intervención terapéutica en las relaciones de pareja son fundamentalmente:

  • Promover la aceptación y tolerancia de las diferentes necesidades de afecto y relación, las formas en que cada cual desea intimar y las necesidades de autonomía, privacidad e individuación.
  • Reestructurar la visión de cada uno hacia el otro para facilitar la aceptación y comprensión de los aspectos más vulnerables de cada uno.
  • Desarrollar los recursos que promuevan la relación  y remover las barreras que puedan existir para ello.
  • De no ser posible mantener la unión, procurar una separación con el menor grado de traumatismo.

Si te gustó compartelo y ¡gracias!

El Diálogo Consciente

El diálogo consciente, puede considerarse una práctica de Mindfulness interpersonal, en donde otra persona está involucrada junto con nosotros en la experiencia de estar presente frente la realidad de ese intercambio tal cual es. Dialogar con conciencia plena implica hablar y escuchar de un modo particular a la otra persona. Como toda práctica de Mindfulness, implica la disposición a prestar atención al fluir de la experiencia en el momento presente sin juzgar.
Las personas que realizan esta práctica suelen coincidir en que genera una experiencia de reciprocidad, aceptación y conexión con el otro más profunda que la que obtenemos de dialogar según nuestros patrones habituales.

¿Cómo se hace?

Si te gustó compartelo y ¡gracias!

¿Qué es el estrés crónico?

Según la American Psychogical Association, APA. El estrés crónico,  es el estrés agotador que desgasta a las personas día tras día, año tras año. El estrés crónico destruye al cuerpo, la mente y la vida;  nos destruye mediante el desgaste a largo plazo.
Es el estrés de la frustración continua, de la pobreza, las familias disfuncionales, el de verse atrapado en un matrimonio infeliz o en un empleo o carrera que no nos gusta. Es el estrés que los eternos conflictos étnicos, religiosos o políticos, que afecta a los habitantes de esos países. Algunos tipos de estrés crónico provienen de experiencias traumáticas de la niñez que se interiorizaron y se mantienen dolorosas y presentes constantemente.…

Si te gustó compartelo y ¡gracias!