Investigadores de la US demuestran los aspectos beneficiosos del mindfulness entre alumnos de ingeniería informática

jueves, 08 de febrero de 2018 University of Seville

Sometidos a un mismo ejercicio práctico, el grupo de estudiantes que participaba en sesiones de mindfulness ha obtenido mejores resultados que los que no tomaban parte en esta actividad
Un grupo de investigadores de la ETS de Ingeniería Informática de la Universidad de Sevilla ha demostrado que la práctica de mindfulness aumenta la capacidad de resolver problemas en los alumnos de ingeniería informática. Los autores del estudio han tratado así de respaldar con datos los beneficios de una técnica que ya se viene usando en centros educativos, pero también en importantes empresas del sector de las tecnologías como Google o Intel.
Mindfulness es estar plenamente consciente. Para conseguir ese estado de consciencia durante la vida cotidiana, uno de los caminos es la meditación, lo que se llama mindfulness formal: Consiste en retirarse asiduamente durante un tiempo a un lugar tranquilo en silencio total y quietud corporal. Durante ese tiempo, el objetivo es atender a una sola cosa, denominada soporte (habitualmente la respiración).
La investigación, llevada a cabo por los profesores Beatriz Bernárdez, Amador Durán, José Antonio Parejo y Antonio Ruiz, surgió a partir de la percepción de la primera autora, que practica habitualmente mindfulness y que notó una importante mejora en su capacidad de resolver problemas. De hecho, existen estudios neurológicos previos que demuestran que la meditación estimula la actividad de ciertas zonas del cerebro relacionadas con varios aspectos, entre ellos la compasión, la atención y la concentración. En el estudio se han evaluado dos variables: la efectividad (cómo de bien hacen los alumnos una tarea), y la eficiencia (con qué rapidez hacen la parte correcta). Estas variables se han medido dos veces, antes y después de las sesiones de mindfulness, en dos grupos: uno experimental y otro de control. En ambos casos, los alumnos se han enfrentado a sendos ejercicios de modelado conceptual, una tarea que habitualmente les cuesta bastante y que necesita capacidad analítica, comprensión lectora y capacidad para clasificar y organizar conceptos.
Desde 2014, los autores han desarrollado tres experimentos para comprobar su teoría. El primero tuvo una duración de cuatro semanas y los dos siguientes de seis. Durante ese tiempo, un grupo de alumnos participó en sesiones de mindfulness de 10-12 minutos durante cuatro días a la semana. En cada sesión, primero se hacía una guía para el barrido corporal. A continuación, se invitaba a los alumnos a fijar su atención intensamente en la respiración, abandonando cualquier otro estímulo que llegara a su mente (pensamiento, sensación, recuerdo). Para poder ver cómo evolucionaba la efectividad y la eficiencia de los estudiantes en esta actividad, se comparó con el grupo de control que no participaba en las sesiones de mindfulness.
En los tres experimentos realizados hasta el momento, los alumnos que practican mindfulness son significativamente más eficientes que los demás. Esto quiere decir que los alumnos que han practicado mindfulness llegan al mismo resultado en menos tiempo.
En cuanto a la efectividad, si bien analizando los datos de cada experimento individual se observan sutiles mejoras, al agregar los datos de los tres experimentos sí se ve que los alumnos que practican mindfulness son significativamente más efectivos. Esto se atribuye al tamaño de la muestra, que en los experimentos individuales es insuficiente para observar mejoras.
Los investigadores pretenden ahora replicar el experimento en otras universidades para poder generalizar los resultados. También esperan poner en marcha estudios empíricos en organizaciones de desarrollo de software y para ello ya están en conversaciones con importantes empresas sevillanas del sector.

Cuando el amor no basta

Los  seres humanos somos eminentemente sociales y tenemos una gran necesidad de relacionarnos, y una de las formas en las que lo hacemos es a través de la elección de una pareja.  Esta elección que hacemos de manera voluntaria y generalmente guiados por un sentimiento y  atracción mutuo,  nos conduce a la consolidación de una relación formal, estable y permanente en el tiempo, la cual al cabo de un tiempo puede transformarse en una relación compleja difícil de sobrellevar, por mas sentimientos y buenas intenciones que existan y es en ese momento cuando acudir a terapia de pareja puede ayudarnos a encontrar nuevas formas interacción y así  llevar la relación hacia un destino  que sea satisfactorio para ambos miembros.

La pareja como sistema se haya en un continuo desarrollo y  genera nuevas necesidades y nuevos retos a los que será necesario encontrar diferentes formas de acomodación y adaptación.

En las relaciones de pareja buscamos y necesitamos aprender a satisfacer las necesidades de cada individuo que la conforma, las necesidades de la pareja como entidad y las necesidades de aquellos que entran a formar parte de la nueva familia.

Por eso la terapia de pareja es un proceso creativo, estético y único; no se trata únicamente de aplicar una técnica, nuestro trabajo consiste en comprender la perspectiva de cada uno los miembros de la pareja, ya que ambos son piezas claves y necesarias para provocar un cambio. Asumimos de entrada que ambos comparten la responsabilidad del problema y de las soluciones.

Los objetivos de la intervención terapéutica en las relaciones de pareja son fundamentalmente:

  • Promover la aceptación y tolerancia de las diferentes necesidades de afecto y relación, las formas en que cada cual desea intimar y las necesidades de autonomía, privacidad e individuación.
  • Reestructurar la visión de cada uno hacia el otro para facilitar la aceptación y comprensión de los aspectos más vulnerables de cada uno.
  • Desarrollar los recursos que promuevan la relación  y remover las barreras que puedan existir para ello.
  • De no ser posible mantener la unión, procurar una separación con el menor grado de traumatismo.

Desarrollando Nuestro Observador interno

El desarrollo del observador interno o de la conciencia testigo como también se le conoce no es otra cosa que el desarrollo de la atención plena.  En Yoga se conoce la conciencia testigo como sakshi. Y se describe como un proceso de des-identificación y desapego respecto a las propias vivencias. Supone conectar con una parte de nosotros que no se ve afectada por lo que pensamos y sentimos. El camino hacia esta conciencia testigo u observador es el Mindfulness, que implica una continuada presencia en el ahora.…

¿Quienes pueden practicar yoga?

¿Es necesario que tener ciertas creencias para seguir el camino del Yoga? ¿Piensas que tenes que sacrificarte, sentarte horas a meditar, hacer dieta de rúcula y apio, o realizar actos que vayan contra tu voluntad? Nada mas lejos de la verdad. Todos podemos practicar yoga, niños, abuelos, embarazadas, adolescentes, todos, absolutamente todos. El Yoga es una disciplina que se adaptara a ti y no al revés.
El Yoga no te pide que seas de ninguna religión porque es Universalista, acepta y respeta al judío, al cristiano, al budista, al musulmán o al ateo, y si bien no es requisito creer en Dios para practicarla, tendrás una mejor relación con tu mente si respetas la fuerza vital que hay en el Universo creado por Dios. No hace falta que lo creas, pero si que trates de respetarlo.
El Yoga existe para tu salud y no para tu tormento o sacrificio. La palabra «sacrificio» tiene un concepto errado pues en realidad es una palabra cristiana del latín «sacro oficio», por ende es el oficio sagrado y toda acción que realicemos, todo aquello en lo que oficiamos es mejor si lo realizamos con respeto, presencia del corazón, del cuerpo y el alma.
Para practicar Yoga no hace falta que te prepares para empezar, ni que estés listo, ni perfecto, empezamos donde estamos y tal como estamos, doloridos o no, con sobrepeso, con problemas de espalda, de rodillas, de articulaciones, el Yoga respetara las limitaciones del momento de nuestro cuerpo tratándolo con prudencia y ayudando a su salud y longevidad.
Podemos empezar la practica en cualquier punto y momento de nuestras vidas, y el Yoga es una ciencia versátil que puede ser modificada para adaptarse a todas las etapas y condiciones de la misma. Los maestros de yoga, particularmente los de Hatha Yoga, están atentos a sus alumnos y al estado de sus cuerpos, y siempre darán indicaciones sobre modificaciones de las posturas en base a su dificultad.
Es un mito de que el Yoga es solo para aquellos que pueden ponerse una pierna detrás de la cabeza. A toda disciplina nos acercamos de manera gradual y es así como el cuerpo se va flexibilizando, siempre de manera no violenta o forzada. Una disciplina alienta el trabajo continuo y dedicado, si te lesionas por ir mas alla de tus limitaciones del momento, no podrás seguir la practica, asi que es mejor que escuches a tu cuerpo.
Tampoco tenes que ser vegetariano, hacer ayuno, dejar de fumar, tomar alcohol, celibato o practicar el silencio, todos estos hábitos podrás adquirirlos si lo deseas, a medida que vayas aprendiendo y tu Ser se vaya puliendo y resplandeciendo, pero nadie te pedirá que lo hagas porque el Hatha Yoga acepta a las personas tal cual son, así como Dios acepta a todos sus hijos.
Todos pasamos en la vida por periodos de estrés, ya sean causados por problemas laborales, la ruptura de una relación o por dejar de fumar. En estos momentos la práctica regular del Yoga nos puede proporcionar un puerto en medio de la tormenta y darnos la seguridad y la sensación de continuidad que necesitamos. La práctica es un lugar a donde ir, un lugar interior en el cual permanecer y aceptar. Muchas de nuestras tensiones y nuestros miedos se generan en una concepción errónea de quienes somos.
Cuando aprendas a identificarte con tu Ser que es infinito e inmortal (a diferencia del cuerpo, que envejece y muere) podrás transitar las vicisitudes de la vida con serenidad y ecuanimidad.
Fuente :http://diariodeyoga.blogspot.com.es/2009/07/quienes-pueden-practicar-yoga.html