El desarrollo personal y profesional de la inteligencia emocional es uno y el mismo.

El cerebro no distingue entre nuestras vidas personales y profesionales.

En general, nuestras debilidades tienden a seguir siendo las mismas en el hogar y en el trabajo, surgiendo de manera similar a pesar de los diferentes contextos. Por lo tanto, cuando desarrollamos competencias de inteligencia emocional, los beneficios impregnan TODOS los aspectos de nuestras vidas. La autoconciencia emocional es un primer paso crítico para mejorar la IE[1] e iniciar un cambio conductual positivo.

Resumen del artículo de D. Golemann*, traducción libre.

Estamos en la Red, pero no escuchamos al otro, solo hacemos ruido…

 Estos son algunos de los interesantes planteamientos del  filósofo Byung-Chul Han (Seúl, 1959), que expuso  ayer en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), que me recuerdan algunas de las ideas de James Hillman en su escrito «Hermetic Intoxication» (Hillman, Mythics Figures, 2007).

 “Sin la presencia del otro, la comunicación degenera en un intercambio de información: las relaciones se reemplazan por las conexiones, y así solo se enlaza con lo igual; la comunicación digital es solo vista, hemos perdido todos los sentidos;

Logrando Objetivos…

EL PODER DE LO PEQUEÑO ( Raimón Samsó)

El éxito es el efecto acumulado de hábitos insignificantes que son los que marcan la diferencia. Los arrebatos no conducen a nada; la constancia es la que lleva a todas partes.

A continuación les comparto un resumen  de este artículo, que me gustó por su sencillez y claridad,   al final está el link para leer el texto completo.

Trabajar con un coach…

entrenador“… Es una de las maneras más impactantes de cultivar más fortalezas en las competencias de Inteligencia Emocional (EI). ” Es lo que dice Daniel Goleman en su artículo The Benefits of Coaching…and Being Coached,   para Korn Ferry .

 

 

Pedir ayuda es el primer paso para comenzar el cambio que quieres en tu vida.