¿Quienes pueden practicar yoga?

¿Es necesario que tener ciertas creencias para seguir el camino del Yoga? ¿Piensas que tenes que sacrificarte, sentarte horas a meditar, hacer dieta de rúcula y apio, o realizar actos que vayan contra tu voluntad? Nada mas lejos de la verdad. Todos podemos practicar yoga, niños, abuelos, embarazadas, adolescentes, todos, absolutamente todos. El Yoga es una disciplina que se adaptara a ti y no al revés.
El Yoga no te pide que seas de ninguna religión porque es Universalista, acepta y respeta al judío, al cristiano, al budista, al musulmán o al ateo, y si bien no es requisito creer en Dios para practicarla, tendrás una mejor relación con tu mente si respetas la fuerza vital que hay en el Universo creado por Dios. No hace falta que lo creas, pero si que trates de respetarlo.
El Yoga existe para tu salud y no para tu tormento o sacrificio. La palabra «sacrificio» tiene un concepto errado pues en realidad es una palabra cristiana del latín «sacro oficio», por ende es el oficio sagrado y toda acción que realicemos, todo aquello en lo que oficiamos es mejor si lo realizamos con respeto, presencia del corazón, del cuerpo y el alma.
Para practicar Yoga no hace falta que te prepares para empezar, ni que estés listo, ni perfecto, empezamos donde estamos y tal como estamos, doloridos o no, con sobrepeso, con problemas de espalda, de rodillas, de articulaciones, el Yoga respetara las limitaciones del momento de nuestro cuerpo tratándolo con prudencia y ayudando a su salud y longevidad.
Podemos empezar la practica en cualquier punto y momento de nuestras vidas, y el Yoga es una ciencia versátil que puede ser modificada para adaptarse a todas las etapas y condiciones de la misma. Los maestros de yoga, particularmente los de Hatha Yoga, están atentos a sus alumnos y al estado de sus cuerpos, y siempre darán indicaciones sobre modificaciones de las posturas en base a su dificultad.
Es un mito de que el Yoga es solo para aquellos que pueden ponerse una pierna detrás de la cabeza. A toda disciplina nos acercamos de manera gradual y es así como el cuerpo se va flexibilizando, siempre de manera no violenta o forzada. Una disciplina alienta el trabajo continuo y dedicado, si te lesionas por ir mas alla de tus limitaciones del momento, no podrás seguir la practica, asi que es mejor que escuches a tu cuerpo.
Tampoco tenes que ser vegetariano, hacer ayuno, dejar de fumar, tomar alcohol, celibato o practicar el silencio, todos estos hábitos podrás adquirirlos si lo deseas, a medida que vayas aprendiendo y tu Ser se vaya puliendo y resplandeciendo, pero nadie te pedirá que lo hagas porque el Hatha Yoga acepta a las personas tal cual son, así como Dios acepta a todos sus hijos.
Todos pasamos en la vida por periodos de estrés, ya sean causados por problemas laborales, la ruptura de una relación o por dejar de fumar. En estos momentos la práctica regular del Yoga nos puede proporcionar un puerto en medio de la tormenta y darnos la seguridad y la sensación de continuidad que necesitamos. La práctica es un lugar a donde ir, un lugar interior en el cual permanecer y aceptar. Muchas de nuestras tensiones y nuestros miedos se generan en una concepción errónea de quienes somos.
Cuando aprendas a identificarte con tu Ser que es infinito e inmortal (a diferencia del cuerpo, que envejece y muere) podrás transitar las vicisitudes de la vida con serenidad y ecuanimidad.
Fuente :http://diariodeyoga.blogspot.com.es/2009/07/quienes-pueden-practicar-yoga.html

Si te gustó compartelo y ¡gracias!

¿Qué es el estrés crónico?

Según la American Psychogical Association, APA. El estrés crónico,  es el estrés agotador que desgasta a las personas día tras día, año tras año. El estrés crónico destruye al cuerpo, la mente y la vida;  nos destruye mediante el desgaste a largo plazo.
Es el estrés de la frustración continua, de la pobreza, las familias disfuncionales, el de verse atrapado en un matrimonio infeliz o en un empleo o carrera que no nos gusta. Es el estrés que los eternos conflictos étnicos, religiosos o políticos, que afecta a los habitantes de esos países. Algunos tipos de estrés crónico provienen de experiencias traumáticas de la niñez que se interiorizaron y se mantienen dolorosas y presentes constantemente.…

Si te gustó compartelo y ¡gracias!

Algunas recomendaciones para combatir el estrés

El estrés es una capacidad natural que todos los mamíferos compartimos. Se trata de un mecanismo que nos permite sobrevivir a las demandas de la vida en este mundo, con sus peligros y amenazas. Si los humanos no tuviéramos la capacidad de estresarnos no podríamos sobrevivir. Una definición clásica de la teoría de los sistemas de evaluación cognitiva, de Lazarus y Folkman, nos dice que el estrés es:
nemo1
...el resultado de la relación entre el individuo y el entorno, evaluado por aquel como amenazante, que desborda sus recursos y pone en peligro su bienestar. Lazarus y Folkman, 1989.
El estrés no siempre tiene consecuencias negativas, en ocasiones su presencia representa una excelente oportunidad para poner en marcha nuevos recursos personales, fortaleciendo la autoestima e incrementando las posibilidades de éxito en ocasiones futuras.
De que depende la aparición del estado subjetivo de malestar o distrés?
La aparición del malestar o distrés, depende de la percepción que tenga el individuo de la situación y de sus propios recursos. Lo cual tendrá un papel determinante en el desencadenamiento o no de la reacción de estrés.
Existen algunas estrategias que podemos seguir a nivel personal para combatir el estrés,
 1-Conocerse a sí mismo.

  • Es importante conocer nuestro  nivel de estrés y las causas del mismo. Estar atento a las señales de alarma.
  • Reconocer cómo nos enfrentamos al estrés. ¿Practicamos  conductas perjudiciales como fumar, beber o comer alimentos inadecuados para controlar el estrés?
  • ¿Somos Proactivos?

2-Cuidar la dieta:

  • Comer sano,
  • Usar el tiempo de comer como momento de descanso y ruptura con sus actividades profesionales.
  • Aprovecha la comida para hacer vida social y familiar.
  • No abuses del alcohol, café o cigarrillos.

3-Descanse:

  • Duerme lo suficiente, en torno a ocho horas
  • Toma vacaciones y fines de semana como tiempo de ocio y descanso.
  • Fomenta las relaciones sociales como alternativa al trabajo.
  • Deje el trabajo en la oficina (tanto los papeles, como las preocupaciones).

4-Ejercicio físico:

  • La práctica moderada de algún deporte o ejercicio físico nos ayuda a relajarnos
  • Caminar todos los días al menos treinta minutos.
  • Utiliza las actividades de ejercicio físico para airearte (naturaleza) y airear los pensamientos charlando relajadamente con familiares o amigos.

5-Organización:

  • Establece reglas de estricto cumplimiento, como por ej. desconectar el teléfono móvil al llegar a casa, o determinar ciertos horarios para responder llamadas. Comuníquelas a los demás para que no haya conflictos y todos sepan a qué hora pueden llamarlo.
  • Organiza tu tiempo y actividades, estableciendo horarios.  Es fundamental para poder descansar, no estar preocupados, no sufrir continuos sobresaltos, olvidos importantes, etc.
  • No llegue tarde a las citas, teniendo en cuenta los pequeños retrasos habituales para estar a tiempo.
  • Crea una lista de asuntos pendientes, estableciendo prioridades.

6-Solución de problemas y toma de decisiones:

  • No dejes pasar los problemas: afróntalos de una manera más activa o más pasiva, pero decidiendo qué es lo mejor en cada caso.
  • Toma decisiones siguiendo un proceso lógico: planteamiento del problema, análisis de alternativas (pros y contras), elección de la menos mala. No volver atrás,etc.
  • Deja de analizar continuamente el problema o las alternativas, esto produce ansiedad.

7-Interpretación de situaciones y problemas:

  • Evita ser catastrofista.
  • Si estas nervioso, entender que es natural, la ansiedad es tan natural como el miedo, la alegría o el enfado, y no nos preocupemos aún más porque estamos activados o nerviosos.
  • Actúa con naturalidad, no evitar los problemas, no estar preocupados por lo que los otros puedan pensar de nosotros o de nuestro problema.
  • Ante la ansiedad, seamos compasivos con nosotros mismos y con los demás.
  • No añadas elementos accesorios al problema.

8-Atribuciones y autoestima:

  • Si hemos hecho bien una cosa, reconozcamos nuestra propia autoría y felicitémonos por ello (no ha sido la suerte, sino nuestro esfuerzo y nuestra capacidad)
  • Si hemos hecho mal una cosa, no negar o ignorar la situación, reconozcamos que hemos actuado mal en esta ocasión, debemos analizar nuestros errores y corregirlos, sin culpas, sin pensamientos negativos sobre uno mismo.
  • Es bueno querernos y tratarnos bien.

9-Relaciones con los demás: pareja, amigos, compañeros, familia, etc.

  • Reforcemos las conductas positivas de las personas de nuestro entorno, con aprobación, halagos, sonrisas, pequeños detalles, etc.
  • Corrijamos las conductas negativas de las personas de nuestro entorno, dándoles la información a tiempo y nuestra desaprobación, pero sin pleitos o reclamos, sin culpas, ni otros castigos
  • No saquemos continuamente los problemas del pasado, las culpas de los demás.
  • Aprender a decir no, ya que aun cuando nos cueste mucho; sabemos que es mejor decir “no”
  • Recordar siempre que una pareja en crisis intercambia muchos castigos y pocos refuerzos, justo lo contrario de una pareja sin problemas.
  • Practicar nuestras mejores habilidades sociales

10-Entrenamiento específico en técnicas de control de ansiedad y estrés:

  • Practicar Mindfulness.
  • Realizar ejercicios de estiramientos y relajación.
  • Aprender y practicar técnicas de gestión emocional.

11-Pedir apoyo profesional.

  • Pedir y aceptar ayuda terapéutica mejora la capacidad para controlar el estrés.
Si te gustó compartelo y ¡gracias!