La ansiedad, un monstruo dentro de nosotros

Entre los motivos de consulta más frecuentes se encuentra la angustia y la ansiedad, que se expresa en diversos síntomas físicos que resultan difíciles de manejar además de los emocionales.

Pero ¿Qué es la ansiedad?  La ansiedad es una emoción caracterizada por el sentimiento de miedo, temor, aprensión, inseguridad, como consecuencia de que el individuo siente amenazados sus intereses, cuenta con medios insuficientes, tiene dificultades para emitir las conductas adecuadas, desconfía de sus capacidades, se muestra insatisfecho del éxito alcanzado, o tiene problemas para mantener dichos logros. (clinicadeansiedad).

Es importante destacar que la ansiedad es un sistema de alerta y activación ante situaciones consideradas amenazantes. Es un fenómeno que se da en todas las personas y que, bajo condiciones normales, mejora el rendimiento y la adaptación al medio social, laboral, o académico. Sin embargo, cuando la ansiedad sobrepasa determinados límites,  se convierte en un problema de salud, porque impide el bienestar, e interfiere notablemente en las actividades sociales, laborales, o intelectuales y puede limitar la libertad de movimientos y opciones personales.

Según el DSM-V,  Los trastornos de ansiedad son los que comparten características de miedo y ansiedad excesivos, así como alteraciones conductuales asociadas. El miedo es una respuesta emocional a una amenaza inminente, real o imaginaria, mientras que la ansiedad es una respuesta anticipatoria a una amenaza futura. (Association, 2014)

Los trastornos de ansiedad se diferencian entre sí según el tipo de objetos o situaciones que inducen el miedo, la ansiedad o las conductas evitativas y según la cognición asociada;  se diferencian del miedo o la ansiedad normal propios del desarrollo por ser excesivos o persistir más allá de los períodos de desarrollo apropiados.

La ansiedad es, además, un componente importante de otros problemas, más allá de los llamados trastornos por ansiedad (pánico, agorafobia, fobia social, obsesiones, ansiedad generalizada)  se asocia a problemas de alimentación, problemas sexuales, problemas de relación personal, dificultades de rendimiento intelectual, molestias físicas de origen psicosomático, etc.

Los trastornos mentales comunes están en aumento en todo el mundo.

Entre 1990 y 2013, el número de personas con depresión o ansiedad ha aumentado en cerca de un 50%, de 416 millones a 615 millones. Cerca de un 10% de la población mundial está afectado, y los trastornos mentales representan un 30% de la carga mundial de enfermedad no mortal. Las emergencias humanitarias y los conflictos aumentan la necesidad de ampliar las opciones terapéuticas. La OMS estima que durante las emergencias 1 de cada 5 personas se ve afectada por la depresión y la ansiedad. (Organización mundial de la salud, 2013)

Muchos de los trastornos de ansiedad se desarrollan en la infancia y tienden a persistir si no se tratan. La mayoría aparece más frecuentemente en mujeres que en varones, aproximadamente en una proporción de 2:1.

La mejora espontánea (es decir sin consulta ni tratamiento) de los problemas por ansiedad es improbable. Sólo se produce en muy pocos casos. En la mayoría de los casos la ansiedad tiende a mantenerse, e incluso a extenderse y generalizarse. Tratar de sobreponerse a base de fuerza de voluntad, como piensan algunas personas, no es efectivo. (clinicadeansiedad)

MINDFULNESS COMO TRATAMIENTO DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Todos los trastornos de ansiedad comparten unas características comunes en las cuales incide directamente la práctica de mindfulness (Miró & Simón, 2012):

  • Evitación conductual o experiencial
  • Repertorio limitado/rígido de respuestas conductuales
  • Inflexibilidad cognitiva

Teniendo en cuenta esto, las terapias para el tratamiento de la ansiedad que incorporan mindfulness se apoyan en tres objetivos fundamentales (Miró & Simón,2012): el primero es expandir la toma de conciencia que tiene el paciente sobre sus experiencias (observar las respuestas emocionales, observar la función que tienen, ser más consciente de las conductas de evitación y las consecuencias asociadas a éstas), el segundo es provocar un cambio en su actitud vital (pasar de una actitud de juicio y control a una amoroso, no enjuiciadora y compasiva) y el tercero  mejorar la calidad de vida (a través de una mayor flexibilidad cognitiva y trabajando en sus valores)

Diversos estudios constatan que la práctica de habilidades mindfulness puede contrarrestar algunas de las características asociadas al trastorno de ansiedad, por ejemplo (Delgado & Amutio, 2011):

  • Disminución de la excesiva actividad de los pensamientos durante la preocupación
  • Mejora del control atencional y el sesgo de amenaza al procesar la información
  • Disminución de la tendencia a pensar en el futuro detectando posibles amenazas, así como la disminución de predecir sucesos futuros catastróficos que tienen baja probabilidad de ocurrencia
  • Disminución de la evitación a la reactividad psicofisiológica
  • Mejora de la reactividad y regulación emocional
  • Disminución de la reacción negativa hacia la metapreocupación
  • Mejora de las conductas de evitación derivadas de la búsqueda de evitar experiencias internas que resultan molestas
  • Mejora de la tolerancia a la incertidumbre
  • Disminuye el enlentecimiento en la toma de decisiones
  • Disminuye la cantidad de tiempo de demora en la resolución de problemas

El entrenamiento en Mindfulness o atención plena, produce mejoras significativas en los niveles de ansiedad y preocupación. Los datos también sugieren que el entrenamiento en meditación puede haber mejorar  el afrontamiento y/o la «resiliencia» de los sujetos (Hoge et al., 2013).

Como instructora de meditación certificada, incorporo estas técnicas dentro de la consulta terapéutica con lo cual se consigue junto con la psicoterapia mejores resultados para el alivio de los síntomas.

Referencias

  • American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Washington, DC: Author.
  • Baer, R. A., Smith, G. T., & Allen, K. B. (2004). Assessment of mindfulness by Self report. Assessment, 11, 191-206.
  • Cebolla, A., García-Campayo, J., & Demarzo, M. (2014). Mindfulness y ciencia.Alianza Editorial.
  • Ayuso,J.l.(1988). Trastornos de angustia. Barcelona: Marínez Roca
  • Rojas, E.(1989). La ansiedad: Cómo diagnosticar y superar el estrés, las fobias y las obsesiones. Madrid: Ediciones temas de hoy.
  • De la Gándara,M. y Fuertes, J. C.(1999). Ansiedad y angustia: causas, síntomas y tratamiento. Madrid: Pirámide.
  • Imagen alone-Gerd-altmann-fron-pixabay.jpg

 

Si te gustó o puede ser útil alguien ¡Compartelo! y ¡gracias!

Contacto

Pide tu cita presencial u online de Psicoterapia Personal, Terapia de Pareja o Coaching,

Para pedir una cita presencial u online de terapia personal o terapia de pareja , por favor

 llama o escribe al teléfono  +34 633450991

Y/o  rellena el siguiente  formulario

    [

    No suministraré tu información a ninguna persona o empresa. Ver mi política de privacidad.

     

     

    Si te gustó o puede ser útil alguien ¡Compartelo! y ¡gracias!

    Como practicar Mindfulness en la vida diaria.

    Como practicar Mindfulness en la vida diaria.

    ¿Que es Mindulfulness?

    En primer lugar debemos diferenciar lo que es actuar con Mindfulness o Atención plena, de lo que no lo es. Por ejemplo, cuando en nuestra vida cotidiana ocurre un evento que nos hace disgustar, el simple hecho de reconocer que estamos disgustados, no constituye una práctica de atención Plena.

    El Mindfulness es estar en el momento presente

    Practicar Mindfulness en la vida diaria. implica llevar a cabo ciertos pasos y los podemos enumerar asi:

    1-DARTE CUENTA: Permite reconocer tu experiencia en cada momento, que sensaciones corporales y pensamientos se generan ante una situación determinada, provocando una emoción intensa con todavía más sensaciones corporales.
    2-PERCIBIR: que esas sensaciones están siendo creadas por una reacción en cadena de pensamientos en tu mente, mientras esta reacción en cadena tiene lugar.
    3-RECONOCER: lo que te hace sentir, pero en lugar de reaccionar fuertemente o con palabras duras, no hacerlo.
    4-ELEGIR: cómo reaccionar, sin identificarse con los impulsos de tus emociones intensas y/o actuar a partir de ellas, y
    5-NO QUEDARTE ATRAPADO en la emoción desagradable.

    Cuando estás en actitud de Mindfulness o conciencia plena, eres consciente de toda la experiencia que tiene lugar en tu cuerpo,  en tu mente y permaneces en ella, tanto si es agradable, como desagradable, asi puedes reconocer que es lo que te provoca estrés, dolor o daño tanto a ti como a los demás.
    Maria Helena Villalobos.
     
     

    Si te gustó o puede ser útil alguien ¡Compartelo! y ¡gracias!

    Pedir ayuda es el primer paso para comenzar el cambio que quieres en tu vida.